Entradas

Salario emocional, conseguir el compromiso mediante la felicidad


Cada vez son más las empresas que intentan conseguir un equilibrio entre el salario financiero y el salario emocional, lo que supone un aumento de la motivación y compromiso entre sus empleados/as.

Hoy día, en un mundo laboral con cada vez más ramificaciones y variables, lo cierto es que el sueldo ha dejado de ser un factor tan vital como lo era hace unos años. Aunque sigue siendo, obviamente, el motivo por el que la gran mayoría de la población trabaja, cada vez son más las personas que prefiere recibir un salario más reducido si eso conlleva otras ventajas laborales. Lo que comúnmente se conoce como Salario Emocional.

Con multitud de estudios que demuestran la importancia de la felicidad en el entorno laboral, cada vez son más las empresas que intentan equilibrar ambos salarios, el financiero y el emocional. ¿Pero de qué se compone este salario emocional? Resumiendo, se trata de todos los beneficios que la empresa otorga a sus empleados y empleadas, que no tienen nada que ver con el sueldo, pero que los hace estar más motivados. ¿Pero cuáles pueden ser, exactamente, estos beneficios?

Algunos tipos de salario emocional

  1. El sentirse valorado/a por la labor que se desempeña dentro de la empresa. Está demostrado que los/as empleados/as que reciben un feedback positivo por su trabajo y sienten que sus superiores agradecen su esfuerzo, desarrollan un sentimiento de compromiso con la organización. Una práctica no tan común, con muchísimas personas que se quejan de que sólo reciben las críticas negativas y nunca las positivas.
  2. Desarrollo personal y profesional. Las personas aprecian cuando perciben que aprenden y crecen dentro de la empresa, tanto a nivel laboral como personal. Cuando un trabajador o una trabajadora piensa que su trabajo es monótono y no le aporta nada a nivel formativo (o en cuanto a desarrollar competencias sociales), tiende a desmotivarse y a ser menos productivo.
  3. Flexibilidad. Los/as trabajadores/as que tienen un horario flexible, en el que pueden elegir a qué hora entran y salen de la oficina, suelen ser más productivos. Esto se debe a que pueden equilibrar más fácilmente su vida personal y laboral. Esto no supone una reducción de la jornada diaria, simplemente menos rigidez en cuanto al horario. El teletrabajo también es una característica muy apreciada entre las personas, especialmente las que viven a mucha distancia del puesto de trabajo y se limitan a realizar sus funciones delante de un ordenador.
  4. Responsabilidades. Muchas personas agradecen que se deposite en ellas la confianza para llevar a cabo ciertas tareas sin supervisión. Cuando los/as trabajadores/as sólo reciben órdenes y su criterio y opinión no se tienen en cuenta, se desmotivan fácilmente.
  5. Valores similares. Las personas agradecen trabajar en una empresa u organización que transmite unos valores afines a los suyos. Por ejemplo, en cuanto a compromiso con el medio ambiente, ayudas sociales, etc.
  6. Buen ambiente de trabajo. Una buena relación con los/as compañeros/as de equipo es fundamental, ya que son personas con las que se pasa muchas horas al día. Si cuando los trabajadores/as acuden a la oficina saben que van a estar entre amigos/as, aumentará su motivación y sentimiento de pertenencia.
  7. Interés por su seguridad. Los/as empleados/as que reciben formación en prevención de riesgos laborales y sienten que su integrad física y mental es considerada importante por la empresa, se sentirán más felices. Esto se puede conseguir mediante una formación continua en PRL. La realización de talleres de integración o planes de igualdad también influyen en esa sensación de seguridad que desean tener los/as empleados/as.

salario emocional

Ventajas para la empresa

Por supuesto, estos beneficios no repercutirán sólo en los/as trabajadores/as, sino también en la organización. Como ha sido demostrado en numerosas ocasiones, una plantilla feliz es una plantilla motivada, y la motivación supone un compromiso. Si los/as empleados/as de una empresa se sienten una parte importante de la misma, se esforzarán más por conseguir los objetivos marcados y lucharán por su bienestar.

Hablando de forma más concreta, estas son algunas de las ventajas del salario emocional para las empresas.

  1. Reducción de la rotación del personal. De esta forma, la empresa tendrá que invertir menos en formación de nuevas personas empleadas, reducir los trámites a realizar por la administración, etc. También supone un aumento de la estabilidad dentro de la empresa.
  2. Reducción del absentismo. El personal se ausentará con menor frecuencia.
  3. Mejores resultados en los proyectos de la compañía. Si la empresa motiva la buena relación entre empleados/as, ya sea con campañas de participación, eventos, actividades, etc., y forma un equipo unido y consolidado, los proyectos que estos realicen tendrán más calidad y se realizarán en menos tiempo.
  4. Retención del talento. La empresa logrará fidelizar a los/as trabajadores/as con más talento si les ofrece motivación y crecimiento. Cuanto más brillantes sean los miembros de una organización, mayor probabilidad de que aumenten los beneficios de la empresa.

En CSP Grupo somos especialistas en Prevención de Riesgos Laborales, coordinando y llevando a cabo proyectos de referencia. Contamos con diferentes líneas de negocio que abarcan la prevención en todas sus ramas, algo que nos permite ofrecer un servicio integral de prevención.

¿Por qué no te pones en contacto con nosotros/as?

4 buenas prácticas en el trabajo. ¿Cómo mejorar la Prevención de Riesgos Laborales (PRL)?


En numerosas ocasiones evitar las malas prácticas en Prevención de Riesgos Laborales no es suficiente. También necesitamos instaurar buenas prácticas en el trabajo si queremos unos resultados óptimos que protejan la integridad tanto de nuestros trabajadores/as como de los bienes físicos. ¿Pero cuáles son estas buenas prácticas?

 

Evitar los accidentes laborales es posible. Hay infinidad de medidas que las empresas pueden adoptar para asegurar el bienestar de sus empleados y empleadas, y no nos referimos sólo a la identificación de malas prácticas en el entorno laboral, sino a la instauración de buenas prácticas en el trabajo.

Muchas veces es mejor prevenir que curar, y si desde un primer momento las compañías optan por instaurar unas buenas prácticas, el riesgo de que se produzcan accidentes será mucho menor.

¿Pero cuáles son esas “buenas prácticas” de las que hablamos? En un mundo tan amplio como el de la PRL, es fácil perderse entre ideas y propuestas. Desde CSP Grupo queremos dar un poco de luz a este tema y asesorarte en caso de que dudes sobre qué medidas debes adoptar para conseguir unas buenas prácticas en el trabajo. ¿Empezamos?

 

Buenas prácticas en el trabajo: la gestión es vital

El sistema de gestión general de una empresa es vital a la hora de prevenir accidentes, y la implementación de acciones de PRL una buena práctica que no podemos pasar por alto. La directiva de las compañías puede implementar procedimientos preventivos, integrar sistemas de gestión alternativos para mejorar la prevención, instrucciones de trabajo, etc.

Ejemplos de este tipo de buenas prácticas en el trabajo son la instauración de protocolos de actuación ante situaciones de emergencia, una correcta identificación de riesgos en el entorno de trabajo, etc. Innovar y mejorar también es importante, y muchas veces la manera más eficiente de conseguir todo esto es mediante la realización de un Plan de Emergencia o de un Plan de Autoprotección.

Medidas de prevención aplicadas

Hablamos de “medidas preventivas prácticas” cuando el objetivo es mejorar las condiciones de seguridad y salud en sectores específicos, empresas, organizaciones, etc. No se tratan de medidas preestablecidas y “fijas” como las que hablábamos en el punto anterior, sino de propuestas más innovadoras, como la realización de talleres para reducir el estrés, cursos sobre la gestión de EPI…

Con este tipo de medidas no sólo se implementan buenas prácticas en el trabajo, sino que se consiguen beneficios conjuntos, tanto para los trabajadores y las trabajadoras como para la propia empresa y el departamento de Recursos Humanos.

Formar e informar, la manera de conseguir que las buenas prácticas en el trabajo se hagan realidad

Muchas veces (por no decir siempre), que las empresas y el equipo de gestión den una vital importancia a la PRL no es suficiente. ¿El motivo? La desinformación en la plantilla, que ante una situación de emergencia no sabe reaccionar, a pesar de que haya miles de procedimientos instaurados.

Ofrecer una buena formación a los empleados y las empleadas cuando se incorporan a su nuevo puesto de trabajo evita complicaciones posteriores. Con una buena base de conocimientos de seguridad sobre su entorno de trabajo, el personal no sólo salvaguarda su integridad física, sino la de los medios físicos de la empresa para la que trabaja.

Todo esto no sirve de nada, no obstante, si no hay un flujo de información constante entre empresa y trabajadores/as. Una manera fundamental de instaurar buenas prácticas en el trabajo es informar de los cambios que se realicen en los protocolos de seguridad, riesgos asociados a cada área, etc.

I+D: proyectos que ayudan a mejorar la prevención de riesgos laborales

Toda actividad que investigue o desarrolle nuevas formas de reducir los accidentes laborales va a suponer una inyección de energía a la prevención de riesgos laborales. Por lo tanto, este punto no podía faltar en nuestra lista de buenas prácticas en el trabajo.

 


¿Cumple tu empresa con estas buenas prácticas en el trabajo? Si no es así, ¿a qué esperas para dar un impulso a la Prevención de Riesgos Laborales en tu organización?

En CSP Grupo somos expertos/as ofreciendo soluciones a las empresas en todo lo referente a la Prevención de Riesgos Laborales. Si lo deseas, puedes conocernos más. Estaremos encantados/as de hablar contigo.

¿Qué novedades trae consigo el Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección Individual (EPI)?


El 21 de abril de 2018 se aplicará el Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección Individual (EPI), que incluirá variaciones en la categorización de los dispositivos y la responsabilidad de los agentes económicos implicados en su comercialización.

 

El Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección Individual (EPI) entrará en vigor este mes de abril, anulando la ya conocida Directiva 89/686/CEE, encargada hasta ahora de regular esta área. Dos años hemos tenido que esperar desde que el reglamento entrara en vigor (desde el 21 de abril de 2016) para que fuera aplicable, y ahora que ha llegado el momento, probablemente surjan muchas dudas al respecto. ¿Cómo serán los nuevos EPI? ¿Qué pasará con los que actualmente están en uso? ¿Cuánto tiempo tendremos para hacer el cambio de unos a otros?

Desde CSP queremos ayudaros a resolver toda esa clase de dudas con este artículo. ¿Empezamos?

 

¿Cuáles son sus objetivos?

Los objetivos del Regalmento (UE) 2016/425 son acabar con las deficiencias e incoherencias de los productos incluidos como EPI, así como unificar los requisitos de salud y seguridad en todos los Estados miembros de la Unión Europea.

¿Qué cambios introduce el Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección Individual (EPI)?

El nuevo Reglamento introduce actualizaciones que van desde el cambio de categorización de algunos equipos, a la venta a distancia de estos. Detalla, por un lado, las responsabilidades de todos los agentes económicos implicados en la comercialización de los EPI, y por otro los conocimientos que se exigirán acerca de la normativa y legislación.

¿Cuáles son los plazos de aplicación?

Como decíamos, el Reglamento entró en vigor el 21 de abril de 2016, pero no será aplicable hasta el 21 de abril de 2018 (este mes), a excepción de algunos organismos específicos a los que se habrá notificado. La Directiva 89/686/CEE, vigente desde hace 25 años, será derogada ese mismo día. Sin embargo, se podrán seguir poniendo en el mercado los EPI establecidos por esta Directiva hasta el 21 de abril de 2019.

Será el 21 de abril de 2023 cuando todos los certificados CE de Tipo que no hayan caducado perderán validez, siendo los únicos EPI legales los regulados por el nuevo Reglamento (UE) 2016/425.

¿Cómo afecta a los/las usuarios/as de EPI este nuevo Reglamento?

Los/as usuarios/as de EPI se verán beneficiados, sin ningún tipo de consecuencia que pueda considerarse “negativa”. El Reglamento trata únicamente las condiciones en que las EPI son puestas en el mercado, es decir, que cuando llegan al trabajador o trabajadora deja de tener aplicación.

¿Qué diferencias podremos ver en los nuevos EPI?

Los nuevos EPI contenidos en el Reglamento (UE) 2016/425 tendrán diferencias sutiles con los conformes a la Directiva 89/686/CEE, siendo prácticamente iguales. Apenas hay cambios en las condiciones de salud y seguridad que establecen estas disposiciones.

El Reglamento (UE) 2016/425 define los EPI como equipos diseñados y fabricados para que los/as usuarios/as los lleven puestos o los sostengan, con el fin de protegerse de los riesgos inherentes a su desempeño profesional que amenazan su salud o seguridad. Quedan excluidos los dispositivos que no tienen ninguna función protectora.

El Reglamento no hace distinción entre los equipos a los que se va a dar un uso privado o no, por lo tanto, también se verán afectados los EPI destinados al uso en ámbito privado.

Uno de los cambios afecta a los EPI destinados a proteger frente a ahogamiento, chorros de alta presión, heridas de bala o arma blanca, ruidos nocivos o cortes por sierras de cadena accionadas a mano. En la Directiva 89/686/CEE estos EPI eran considerados dentro de la Categoría II, mientras que ahora, en el Reglamento (UE) 2016/425 los dispositivos son considerados de Categoría III. Eso quiere decir que junto al marcado CE (que no cambia) aparecerá el código identificativo del organismo que realiza el control del producto.

Como resumen, las diferencias más llamativas harán referencia a marcado del equipo (el fabricante y el distribuidor deben identificarse en el producto con su nombre y dirección postal) y la documentación que se entrega junto al EPI (una copia de Declaración UE de Conformidad, o un folleto que indique la dirección web a través de la cual se puede acceder a ese documento).

¿Cuánto cambia el nivel de seguridad entre los antiguos EPI y los nuevos?

Los requisitos de seguridad de los EPI apenas sufren modificaciones entre la Directiva 89/686/CEE y el Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección Individual. Los dispositivos cuentan con un nivel de seguridad similar.

 

 

Como conclusión, podéis comprobar que el Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección Individual es más una actualización de forma que de contenido. Aunque no implanta cambios revolucionarios, sí que debe tomarse en serio por parte de los/as profesionales encargados de su comercialización, selección y uso.

 


En CSP Grupo somos expertos/as en prevención de riesgos laborales, coordinación de seguridad y salud, coordinación de actividades empresariales… ¿Quieres ponerte en contacto con nuestro equipo? Puedes hacerlo desde este enlace.

 

El trabajo del futuro, ¿Hacia dónde nos dirigimos?


Hoy día, saber cómo será el trabajo del futuro representa una de las principales preocupaciones para las personas

En la actualidad, el trabajo supone una de las principales preocupaciones de nuestra sociedad. Estar en un trabajo que nos haga felices, la ausencia del mismo o la evolución que está sufriendo en los últimos años, son tan solo algunas de las preocupaciones que tenemos. Distintas cuestiones pero mismo sujeto, el trabajo.

Algo que la sociedad en su conjunto debe entender y ser consciente de ello, es la evolución que el trabajo está experimentando y experimentará, así como la necesidad de instaurar políticas que nos permitan obtener el mejor resultado posible de esta evolución. Toda la sociedad debe avanzar a la par para que nadie se quede fuera. No obstante, no es una tarea fácil ya que por naturaleza, para el ser humano todo lo que conlleva cambios también conlleva ciertos temores y preocupaciones.

Pero, ¿qué es exactamente el trabajo del futuro? La definición de “trabajo del futuro” hace referencia a la evolución que está experimentando el trabajo, dónde desembocará esta evolución y qué tipo de trabajo desarrollarán las próximas generaciones. Este concepto lo podríamos resumir en cómo cambiará el trabajo en el futuro.

El informe Organización Internacional del Trabajo (OIT) titulado «El futuro del trabajo que queremos» es un documento básico para entender la evolución que el trabajo está experimentando. En su elaboración participaron investigadores, gobiernos, economistas y organizaciones empleadoras y de trabajadores/as, entre otros entes. Este informe pretende explorar los principales factores donde el trabajo del futuro tendrá una gran incidencia como: tecnología, organización del trabajo y de la producción, medioambiente, globalización, normativa y cambios demográficos.

La evolución histórica del trabajo.

La concepción que las personas hemos tenido del trabajo ha cambiado a lo largo de la historia. Hoy en día concebimos el trabajo como algo positivo, algo que suma y no resta, pero no siempre ha sido así. En épocas como en la de la antigua Grecia, el concepto de trabajo estaba asociado a la esclavitud  o a la ausencia de libertad. Sin embargo, si avanzamos en el tiempo hasta la industrialización, el trabajo empieza a tener un peso más relevante en la sociedad. Más adelante, en 1990, algunos sociólogos predijeron erróneamente “el final de trabajo”. Finalmente, a partir del año 2000, ha pasado a formar una parte esencial tanto de la sociedad como de los seres humanos.

Principales consideraciones del trabajo del futuro.

El trabajo del futuro traerá consigo una gran cantidad de cambios y evoluciones. Con el objetivo de conocer a grandes rasgos cómo será el trabajo dentro de unos años, hemos agrupado por temas las principales consideraciones a tener en cuenta:

 

trabajo del futuro


Tecnología como motor del cambio.

La influencia de las nuevas tecnologías representa el tema principal del trabajo del futuro. La automatización y la robotización, acciones que ya se están realizando, tenderán a incrementarse. Por tanto, la población seguirá tomando a las máquinas como destructoras del trabajo humano y, en cierta manera, como enemigas.

Toda esta nueva era digital (automatización, robótica, inteligencia artificial, impresión 3D, etc) está cambiando y redefiniendo muchos sectores y mercados. Esto afecta directamente a las organizaciones y empleados/as, lo que convierte a la transformación digital en la única opción para asegurarse subsistir y tener éxito en el futuro.

Varias investigaciones afirman que el trabajo del futuro estará dividido en dos tipos de trabajo bien diferenciados. Por un lado, trabajos que requieren mucha cualificación considerados “empleos de calidad”. Y por otro lado, “empleos de poca calidad” donde no se necesitará ninguna cualificación. Otro dato muy a tener en cuenta es que dichas investigaciones aseguran que el empleo global disminuirá.

Nuevas condiciones de trabajo.

No sólo habrá cambios en los tipos de trabajo, sino que la evolución del trabajo también cambiará las condiciones que tendrán las personas en sus diferentes puestos. Algunas de las condiciones laborales con las que nos encontraremos en un futuro serán:

  • Cambios estructurales.
  • Reducción de las horas de trabajo.
  • Teletrabajo.
  • El “salario emocional” tendrá más relevancia.
  • Funciones enfocadas a la tecnología.

¿Qué empleos se perderán? ¿Cuáles subsistirán?

Se perderán empleos rutinarios que requieran tareas repetitivas y/o físicas. Como todos/as sabemos, este tipo de trabajos ya se están empezando a sustituir por máquinas, por lo que podemos afirmar que tienen los días contados. Los empleos de manufactura son y serán los más perjudicados.

En cambio, los empleos que requieran tareas complejas y elaboradas, y que dependan de altas capacidades cognitivas, competencias interpersonales y creativas subsistirán, ya que las máquinas no pueden realizar este tipo de trabajos. La tecnología no destruirá este tipo de empleos sino que los complementará, facilitando tareas y procesos.

La Prevención de Riesgos en el trabajo del futuro

En este sentido, parece que la seguridad y salud en el trabajo mejorará. El desarrollo tecnológico permitirá utilizar a las organizaciones y trabajadores/as nuevas herramientas que ayuden a mejorar la prevención de riesgos laborales. Algunas tecnologías como por ejemplo los dispositivos móviles, drones, plataformas digitales, simuladores o big data se integran en el sistema de Prevención de Riesgos Laborales de las organizaciones, facilitando los procesos de comunicación, formación o acceso a la información.


En CSP Grupo utilizamos la tecnología como herramienta para prestar un mejor servicio. Los más de 15 años de experiencia prestando servicios de prevención en todas sus ramas y participando en importantes proyectos, nos han enseñado que invertir en tecnología es sinónimo de éxito, por lo que hemos incorporado la tecnología más avanzada a todos nuestros procesos. Si quieres contactar con nosotros para ofrecernos algún proyecto, no dudes en consultarnos.

10 beneficios de la Prevención de Riesgos Laborales


La Prevención de Riesgos Laborales supone un factor clave en las empresas, pudiendo determinar su éxito o fracaso en el mercado


Uno de los aspectos más importantes en las organizaciones es la Prevención de Riesgos Laborales. Ya sea por Ley o por Responsabilidad ético-social, las empresas deben prestar gran atención a este aspecto. Así, las empresas deberán cumplir con todo lo referente a la seguridad de sus trabajadores/as y de esta forma gozarán de los beneficios de la Prevención de Riesgos Laborales, que son muchos.

Pero antes, ¿qué sabemos de la Prevención de Riesgos Laborales?

También conocida por sus siglas PRL, es una disciplina que tiene el objetivo de velar por la seguridad y salud de los/as trabajadores/as. Para ello, identifica, evalúa, controla e informa de los posibles peligros y riesgos asociados a la actividad laboral. Además, esta disciplina trata de fomentar e implementar medidas y/o actividades de seguridad laboral.

Otro concepto que debemos tener claro es el de Riesgos Laborales. Con esto, nos referimos a las posibilidades que tienen los/as trabajadores/as de padecer un accidente o enfermedad en el desarrollo de su trabajo.

¿Conoces los beneficios de la Prevención de Riesgos Laborales?

Como ya hemos dicho antes y habrás escuchado hasta la saciedad, la prevención de riesgos tiene muchas ventajas. Es un factor que repercute tanto en los recursos económicos como en los recursos humanos de las empresas.

beneficios de la prevención de riesgos laborales

  1. Una buena prevención de riesgos es sinónimo de rentabilidad. En cambio, no llevar a cabo medidas de prevención puede costar caro a las empresas.
  2. Permite cumplir con la legalidad en materia de seguridad laboral, lo que aportará valor y credibilidad a la empresa. Además, de esta forma se evitan posibles sanciones.
  3. Reducción de costes, ayudando a mejorar la economía de las organizaciones.
  4. Reducción de los riesgos laborales propios de cada actividad y de las enfermedades laborales. Aunque los riesgos son mayores en unos trabajos que en otros, las organizaciones tienen el deber de velar por la seguridad de todo su personal.
  5. Los/as empleados/as se sentirán seguros/as en su puesto de trabajo. Desarrollar su actividad en condiciones favorables y en un entorno seguro aumenta la productividad. El equipo se sentirá más motivado por su trabajo.
  6. Al aumentar la productividad del equipo de trabajo, el producto o servicio final será de más calidad. Por tanto, la Prevención de Riesgos Laborales también tiene que ver con el producto o servicio que desarrolle la empresa.
  7. Mejora la relación equipo-empresa. Se crea así un vínculo de unión y compromiso beneficioso para ambas partes.
  8. La rotación de personal disminuye, algo que afecta positivamente tanto a la empresa como a su personal.
  9. La Prevención ayuda a crear una buena imagen corporativa y de marca en las organizaciones. Todo el entorno que rodea a la empresa tendrá una buena percepción, lo que refuerza la reputación de dicha empresa.
  10. Mejora la gestión de recursos humanos. Además, ayuda a retener y atraer el talento.

En resumen, los beneficios de la Prevención de Riesgos Laborales inciden de forma positiva tanto en las organizaciones como en su personal, siendo un factor muy importante en el devenir de estas organizaciones. Ayuda a crear empresas competitivas, donde el ambiente laboral de sus trabajadores/as es favorable, lo que las hace más productivas y favorece a que su producto o servicio final sea de más calidad. Por tanto, podemos afirmar que una empresa que realiza una buena Prevención de Riesgos Laborales estará más cerca del éxito.


A lo largo de la trayectoria de CSP Grupo, hemos podido comprobar la importancia de la prevención de riesgos en las empresas. Por ello, queremos ayudarte a instaurar medidas de Prevención de Riesgos Laborales en tu organización. Como hemos visto a lo largo de este artículo, existen multitud de beneficios derivados de la prevención. ¡Aplícalos!

6 malas prácticas en el trabajo. ¿Cómo afecta esto a la PRL?

Conocer cuáles son las buenas o malas prácticas en el trabajo ayuda a evitar accidentes o enfermedades laborales


Por desgracia, los accidentes laborales siguen siendo frecuentes. A través de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales se ha conseguido que se reduzcan, pero todavía queda camino por recorrer. Las malas prácticas en el trabajo son algo que generalmente podemos cambiar, ya que está en nuestra mano el poder controlarlas.

Francis Bacon dijo: “El conocimiento es poder”. Esta frase célebre la podemos utilizar para multitud de ámbitos. Centrándonos en el nuestro, la podemos traducir” como el conocimiento de los riesgos laborales hace que el/la trabajador/a pueda prevenirlos y evitarlos.

Pero, ¿cómo podemos concienciar a las personas trabajadoras?

Cambiar las malas prácticas en el trabajo no es una tarea sencilla. Las personas tenemos la idea equivocada de que nunca nos tocará a nosotros/as. También es usual tener una baja percepción del riesgo. Si juntamos estos dos factores, tendremos como resultado a un/a trabajador/a en riesgo.

Es imprescindible que en esta tarea las organizaciones asuman la responsabilidad de concienciar a los/as empleados/as del riesgo de su trabajo y de que realicen su actividad laboral con control, siendo conscientes de los peligros derivados de cada puesto de trabajo. Las empresas deben saber que, si la persona trabajadora se siente valorada y segura, serán más eficientes y, por tanto, la empresa obtendrá una mayor rentabilidad.

Algunas de las actividades que se pueden llevar a cabo para concienciar a los/as trabajadores/as sobre Seguridad Laboral pueden ser: Realizar Campañas de concienciación y sensibilización; Fomentar la Interactuación entre empleados/as y directivos/as; Realizar Acciones formativas a través de cursos, juegos interactivos, etc.; Dar Acceso a todo tipo de información sobre PRL; o Incentivar los buenos hábitos en el trabajo a través de recompensas, entre otros.

Malas prácticas en el trabajo ¿Cuáles son las más comunes?

Nos vamos a centrar ahora en las malas prácticas más repetidas por los/as trabajadores/as, algunas incluso las podríamos catalogar como cotidianas. Que las personas trabajadoras piensen que es normal realizar algunas acciones que conllevan riesgo, agrava la situación. Como podemos ver en este artículo de 20minutos, la cifra de accidentes laborales es muy elevada. Esto resulta más impactante al pensar que muchos de ellos se habrían podido evitar. Pasemos a ver cuáles son las prácticas más comunes que debemos erradicar:

Prácticas temerarias

Todos los trabajos son susceptibles de que una mala práctica pueda acabar en accidente laboral. Es cierto que algunos trabajos están más expuestos a los riesgos laborales que otros, pero esto no quiere decir que las personas que tengan trabajos más cómodos estén a salvo y deban descuidarse. Debemos prestar atención a los posibles riesgos y actuar con responsabilidad. No obstante, los trabajadores que realicen actividades catalogadas de “alto riesgo” deberán tener más cuidado.

Algunas de las malas prácticas en el trabajo más comunes son:

1. Mal uso del equipo de seguridad o protección: algunos/as trabajadores/as no prestan la atención adecuada a la importancia de cumplir con los estándares de seguridad que dicta la Ley de PRL, llegando en algunos casos a saltarse los protocolos de seguridad establecidos.

2. Absentismo Laboral: representa una mala práctica llevada a cabo por determinados/as trabajadores/as, que repercute directamente tanto en su productividad como en la de la empresa. En la siguiente infografía te dejamos algunos tips, aplicables tanto a empleados/as como a empresas, para reducir el absentismo laboral y que así puedas ser más feliz en tu trabajo:

3. No ser consciente del riesgo que conlleva nuestro trabajo: a veces no le damos la importancia que se merece al riesgo al que nos enfrentamos. Aunque en cualquier puesto de trabajo hay que actuar con control y responsabilidad, debemos prestar especial atención cuando el puesto que ocupamos es catalogado de riesgo. La monotonía en nuestro trabajo hace que perdamos la percepción del riesgo, lo que nos lleva a relajarnos y seamos más susceptibles de sufrir accidentes de trabajo.

4. Estrés laboral: supone uno de los riesgos más comunes a los que se enfrentan los/as trabajadores/as. El estrés laboral suele aparecer a través de un conjunto de factores que lleva a la persona trabajadora a situaciones límite. Como ya vimos en anteriores posts sobre estrés laboral, si somos capaces de mantener bajo control altos niveles de estrés, tendremos una mejor salud además de incrementar nuestra productividad y calidad de vida.

5. No cooperar con el resto de personal de la organización en PRL: otra mala práctica muy común. La integración y el cumplimiento de la Prevención de Riesgos Laborales debe ser adoptada por todas las partes. Muchos/as trabajadores/as no le dan la importancia que se merece, pensando que es tan sólo un trámite. Debemos interiorizar que el principal objetivo de la PRL es velar por nuestra seguridad, por lo que estamos en la obligación de participar activamente junto al resto de miembros de la empresa.

6. No notificar condiciones laborales deficientes: cuando un/a trabajador/a observa algún tipo de deficiencia, ya sea en equipos de trabajo o en las instalaciones, debe notificarlo. Máxime si puede poner en riesgo la seguridad de los/as trabajadores/as.


En CSP Grupo ayudamos a las empresas en todo lo referente a la Prevención de Riesgos Laborales. Contamos con distintos departamentos que prestan servicios tanto a la empresa como organización como a sus trabajadores/as. Si lo deseas, puedes conocernos más, estaremos encantados/as de hablar contigo.

 

5 tecnologías que ayudan a mejorar la Prevención de Riesgos Laborales


Las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental en la mejora de la gestión de Prevención de Riesgos Laborales


La tecnología y la sociedad van avanzando a la par. En la actualidad, nos encontramos con una evolución continua y simultánea de la tecnología y las personas y, por ende, de todo lo que nos rodea. Esto es una realidad y los seres humanos tenemos la posibilidad u obligación de utilizar las nuevas tecnologías para mejorar nuestras vidas, siendo la seguridad en el trabajo uno de los aspectos donde la tecnología debe incidir positivamente.

Junto a esta evolución surgen nuevas formas y métodos de trabajo, lo que trae consigo la aparición de nuevos riesgos asociados al puesto de trabajo. Pero no sólo aparecen nuevos riesgos sino que también surgen tecnologías que ayudan a mejorar la Prevención de Riesgos Laborales. Esto supone un importante avance en la mejora de la seguridad laboral, ya que tanto la utilización de las nuevas tecnologías en la gestión de la Prevención de Riesgos Laborales como la Ley de PRL de 1995, han reducido la siniestralidad laboral significativamente.

Por tanto, las organizaciones utilizan las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) para mejorar la seguridad de los trabajadores. Ya sea para suministrar información o para formar a las personas trabajadoras en materia de Prevención de Riesgos Laborales, las empresas utilizan la tecnología con la finalidad de facilitar y mejorar el proceso.

¿Qué tecnologías ayudan a mejorar la Prevención de Riesgos Laborales?

Desde las tecnologías más punteras hasta las más sencillas, todas pueden ayudar a mejorar la Prevención de Riesgos Laborales desempeñando distintas funciones. Destaca el uso de varias herramientas tecnológicas tales como software, Apps, portales PRL especializados, juegos o plataformas de formación, entre otros. Dichas herramientas, se integran en el sistema de Prevención de Riesgos Laborales, facilitando los procesos de comunicación, formación o acceso a la información.

No obstante, queremos destacar principalmente 5 tecnologías que ayudan en la gestión de la Prevención de Riesgos Laborales:

5 tecnologías PRL

Dispositivos móviles.

La utilización de dispositivos tales como Tablets o Smartphones, permiten a las organizaciones gestionar de forma más eficiente datos y procesos relacionados con la Prevención de Riesgos Laborales. Algunas de las funcionalidades que este tipo de tecnología ha mejorado son:

  • Supervisar riesgos de manera efectiva y rápida.
  • Remitir observaciones de forma sencilla e instantánea.
  • Realizar fotos o vídeos con el propio dispositivo.
  • Enviar informes inmediatamente.
  • Recibir o enviar alertas.

Drones.

Los drones representan unas de las herramientas más novedosas del panorama actual. Facilitan trabajos tales como la supervisión de zonas peligrosas, el transporte de materiales a zonas de difícil acceso o vigilancia/control del cumplimiento de medidas de PRL, entre otras funciones.

Por otra parte, el control remoto permite llevar a cabo funciones similares a los drones. Esta tecnología libera a la persona trabajadora de realizar determinadas tareas que pueden conllevar riesgos.

Plataformas digitales.

Orientadas a los/as trabajadores/as, algunas organizaciones utilizan plataformas con el objetivo de formar a las personas empleadas en seguridad y salud en el trabajo. Pueden compartir contenidos, acceder a juegos interactivos, acceder a buzones de sugerencias que permiten una interacción directa entre empleados/as y directivos/as, etc. Esto supone un elemento clave de motivación para el/la trabajador/a, que se sentirá valorado y fomentará una buena cultura corporativa.

Simuladores.

En seguridad laboral, simular es sinónimo de entrenamiento sin riesgo. Por tanto, los simuladores son una buena herramienta para reproducir situaciones de trabajo reales. Se utilizan para el entrenamiento con maquinaria o equipos industriales (grúas, montacargas, vehículos, etc.), mejorando las habilidades y reduciendo el error humano y, por ende, los riesgos de accidentes laborales.

Big Data.

El análisis de datos permite mejorar la PRL. A través del almacenamiento y análisis de datos, utilizamos el Big Data como método de predicción de accidentes laborales, realizando un estudio exhaustivo de posibles riesgos. Además, nos permite examinar el estado actual de las organizaciones en materia de seguridad y salud laboral.


Ante este panorama actual tan dinámico y en constante cambio, en CSP Grupo tratamos de renovarnos y adaptarnos a las necesidades de las organizaciones. Sabemos que las nuevas tecnologías juegan un papel muy importante en la Prevención de Riesgos Laborales, por lo que nuestra política se basa en invertir en tecnología con el objetivo de prestar el mejor servicio. Si quieres, puedes contactar con nosotros/as y conocer más sobre la Prevención de Riesgos Laborales.

Lo que debes saber sobre la Prevención de Riesgos Laborales


El objetivo de la Prevención de Riesgos Laborales es proteger a los/as empleados/as de los riesgos inherentes a su trabajo.


La Prevención de Riesgos laborales (PRL) está muy presente en las organizaciones, jugando un papel fundamental. La Constitución española recoge en el artículo 40.2 que los poderes públicos deben prestar especial atención a la seguridad e higiene en el trabajo. Por ello, en la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales se establecen los riesgos asociados al trabajo. Dicha Ley es de obligado cumplimiento en las organizaciones, de ahí a que la PRL sea uno de los principales temas a tener en cuenta en las empresas.

Esta Ley nace en 1995 debido a que la siniestralidad laboral y los accidentes en el trabajo son uno de los principales problemas asociados al empleo en nuestro país. Esta Ley de Prevención de Riesgos Laborales surge con el objetivo claro de reducir la siniestralidad laboral y cuidar de la seguridad y salud de los/as trabajadores/as. Engloba distintas especialidades: Seguridad en el Trabajo, Ergonomía y Psicología, Vigilancia de la Salud e Higiene Industrial.

Así pues, la PRL tiene una doble aplicación en las organizaciones: la tienen que cumplir y llevar a cabo tanto la organización como los/as trabajadores/as, para los cuales también representa un derecho. Esta gestión de riesgos en el trabajo debe ser de obligado cumplimiento e implantación en las empresas. Primero por ética, ya que la seguridad e higiene en el trabajo debe ser primordial, algo que pone de manifiesto que las organizaciones muestran interés e implicación en su principal activo, la plantilla. Y segundo, porque esta Ley es de obligado cumplimiento representando, como ya hemos dicho, un derecho. En caso de producirse un incumplimiento por parte de los/as empresarios/as, se enfrentarán a responsabilidades administrativas, civiles y penales.

¿Cómo afrontan las empresas la Prevención de Riesgos Laborales?

Como hemos explicado, las organizaciones están obligadas a implantar medidas para realizar una correcta Prevención de Riesgos Laborales.

Desarrollar inicialmente una actividad preventiva es lo más recomendable. Elaborar un Plan de Prevención de riesgos puede evitar muchos accidentes. Algunas de las obligaciones que se contemplan dentro de la actividad preventiva son:

  • Asumir algún tipo de medida preventiva.
  • Obligatoriedad de informar a las personas trabajadoras de la organización de los riesgos y medidas preventivas inherentes a su puesto de trabajo.
  • Responsabilidad de formar a los/as empleados/as en prevención en el puesto de trabajo.
  • Compromiso de ofrecer a los/as trabajadores/as la realización de reconocimientos médicos a cargo de la empresa.
  • Obligatoriedad de documentar todo lo que tenga que ver con las actividades preventivas

No obstante, antes de elaborar el Plan de Prevención hay que realizar una evaluación de riesgos. Es importante que esta evaluación preceda al Plan de Prevención, ya que nos dará las pautas a seguir en nuestra empresa. La evaluación de riesgos va a estar compuesta por distintas fases:

  • Designación de personal cualificado.
  • Recopilación y tratamiento de información relevante en materia de prevención de riesgos en la empresa.
  • Determinación de qué puestos de trabajo son más susceptibles de accidentes.
  • Detectar y tratar de evitar los posibles riesgos.
  • Valoración y magnitud de los posibles riesgos.

¿Cómo podemos resumir todo esto?

Después de ver las características básicas que tiene un Plan de Prevención de Riesgos Laborales, podemos resumirlo en los siguientes pasos: instalar una política de prevención en la organización; implantar una estructura organizativa; llevar a cabo una evaluación de posibles riesgos; planificar cómo realizaremos la actividad preventiva, ya que en PRL la organización es fundamental; vigilancia de la salud; y otras actividades de prevención, que van a depender del tipo de organización.


En CSP Grupo somos expertos/as en Prevención de Riesgos Laborales, prestando servicios a empresas en materia de prevención, seguridad y salud. Nuestros más de 15 años de experiencia nos sitúan como una empresa referente en la Coordinación de Seguridad y Proyectos, siempre basándonos en ofrecer un servicio eficiente y de calidad al cliente. Si necesitas de asesoramiento en PRL no dudes en contactar con nosotros/as, ¡Estaremos encantados/as de ayudarte!

Gestión integral de la prevención en la expansión de Mercadona

CSP Grupo se encarga de la Gestión integral de la prevención del nuevo modelo de tienda eficiente en la expansión nacional de Mercadona

Actualmente, CSP Grupo está trabajando en la gestión integral de la prevención en la rápida expansión de Mercadona por el territorio español. Gracias a la experiencia que en CSP Grupo hemos ido adquiriendo y acumulando con el paso de los años, hemos sabido adaptarnos a las necesidades y requerimientos de nuestra empresa clienta. Crear nuevos protocolos y procedimientos, nos ha permitido llevar a cabo este complejo proyecto de expansión de una reconocida firma. Hasta el momento, han participado más de 1300 empresas, con actuaciones por toda la Península.

La gran dispersión geográfica así como los proyectos de gran magnitud, han sido siempre un reto para CSP Grupo. Nuestra principal diferenciación ha sido saber crear un gran entramado de técnicos/as con alta cualificación en cada una de las provincias españolas, destacando en este momento la fuerte expansión prevista para País Vasco durante el año 2015 y 2016.

Este proyecto se suma a otros de gran magnitud, haciendo de CSP Grupo un referente en el sector. Queremos que nuestros más de 15 años de experiencia continúen creciendo, y seguir diferenciándonos por nuestro compromiso y calidad con el/la cliente/a.

Control Horario de Trabajadores/as: Obligaciones en el registro de la jornada laboral

El Control Horario de trabajadores/as es de obligado cumplimiento en las empresas

 

Las organizaciones tienen la obligación de registrar y realizar un control horario de trabajadores/as en las rutinarias jornadas laborales. Esto es algo fundamental para que las empresas conozcan las horas que sus empleados/as hacen de más (complementarias o extraordinarias), y llevar a cabo las acciones pertinentes, como retribuciones económicas o sociales. Esta cuestión volvió a salir a debate hace unas semanas y, en conclusión, se debe conseguir una jornada laboral controlada debidamente, que incluyan registros de entradas y salidas en informes mensuales, para conseguir un mejor control horario de trabajadores/as.

📘 Obligaciones en el control horario de trabajadores/as

Si queremos entender las obligaciones en el control horario, tenemos que diferenciar cómo se aplica la normativa en empleados/as a tiempo parcial y a tiempo completo.

Registro horario a tiempo parcial

Esta actividad viene recogida en el apartado c) del artículo 12.4 del Estatuto de Trabajadores, creado a partir del RDL 16/2013, del 20 de diciembre. En este artículo, se resalta la importancia de que las empresas realicen un registro de la jornada ya que, de esta forma, se ayuda a la contratación estable y una mejor empleabilidad. Este registro es especialmente importante a la hora de contabilizar las horas extraordinarias o complementarias (que no pueden exceder de la jornada normal de un trabajador a tiempo parcial). Además, si no existiese una justificación del control horario de trabajadores a tiempo parcial, podría darse el caso de que se entienda esta actividad laboral como un contrato a tiempo completo.

Registro horario a tiempo completo

Esta actividad viene recogida en el artículo 35.5 del Estatuto de trabajadores, obligando a las organizaciones a registrar la jornada laboral minuciosamente para realizar un cómputo total de horas complementarias o extraordinarias. O lo que es lo mismo, la empresa sólo está obligada a realizar el control horario en caso de que el trabajador hiciese horas extras.

🕑 Nuevas Sentencias Control de Acceso y Registro de trabajadores/as

Respecto al control horario, se determinó una nueva sentencia (nº207/2015 del 4 diciembre de 2015 de la Audiencia Nacional) que dicta que las organizaciones deben tener implantado un sistema de registro para el control de la jornada laboral de los/as trabajadores/as. Esta nueva sentencia, nace con el objetivo de conseguir paliar los posibles fraudes que se puedan cometer a la hora de computar horas extraordinarias o complementarias. La única forma de controlar esto es mediante el registro, y a través de este control, generar informes donde aparezcan las horas reales trabajadas.

Como apoyo a esta sentencia se publicó también la respuesta de la Dirección General de Trabajo del 1 de marzo del 2016 sobre la obligación del control horario de la plantilla. Así, las organizaciones quedan obligadas al registro íntegro de la jornada laboral de todos sus empleados/as, incluso en aquellas organizaciones que declaren que sus trabajadores/as no realizan horas extraordinarias o complementarias.

Para ello, las organizaciones deben instaurar sistemas de control de presencia o control de acceso en sus sedes de trabajo. La Dirección General de Trabajo establece que dichos sistemas de control horario deben contener:

  • Nombre de la empresa
  • Identificación del trabajador o la trabajadora.
  • Especificación de la jornada de trabajo recogida en el contrato
  • Detalle de la horas laborales, ordinaria y complementaria (desglosado)
  • Firma de representante legal de la empresa y recibo del trabajador

💶 Posibles sanciones por no realizar control horario de trabajadores/as

Como en cualquier incumplimiento de leyes, si una organización no cumple con el debido registro de la jornada laboral de los/as trabajadores/as, la inspección puede levantar acta por una infracción calificada como grave, tal y como se expresa en el artículo 7.5 de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social (LISOS). Estas sanciones en forma de multas oscilan entre los 626€ a los 6250€. Sin embargo, si existiesen sistemas de control en las organizaciones pero existan fallos que no permitan realizar un buen registro, la sanción sería calificada como leve y la multa iría desde los 60€ hasta los 625€.


Desde CSP Provea, línea de negocio perteneciente a CSP Grupo, ponemos a su disposición nuestro equipo experto en Prevención de Riesgos Laborales. Nuestro equipo de profesionales le podrán asesorar a nivel técnico siguiendo siempre la normativa vigente, complementando y mejorando su trabajo con la herramienta (Software Provea), que permite optimizar el registro y control horario del personal perteneciente a su empresa.