¿Qué novedades trae consigo el Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección Individual (EPI)?

epi

El 21 de abril de 2018 se aplicará el Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección Individual (EPI), que incluirá variaciones en la categorización de los dispositivos y la responsabilidad de los agentes económicos implicados en su comercialización.

 

El Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección Individual (EPI) entrará en vigor este mes de abril, anulando la ya conocida Directiva 89/686/CEE, encargada hasta ahora de regular esta área. Dos años hemos tenido que esperar desde que el reglamento entrara en vigor (desde el 21 de abril de 2016) para que fuera aplicable, y ahora que ha llegado el momento, probablemente surjan muchas dudas al respecto. ¿Cómo serán los nuevos EPI? ¿Qué pasará con los que actualmente están en uso? ¿Cuánto tiempo tendremos para hacer el cambio de unos a otros?

Desde CSP queremos ayudaros a resolver toda esa clase de dudas con este artículo. ¿Empezamos?

 

¿Cuáles son sus objetivos?

Los objetivos del Regalmento (UE) 2016/425 son acabar con las deficiencias e incoherencias de los productos incluidos como EPI, así como unificar los requisitos de salud y seguridad en todos los Estados miembros de la Unión Europea.

¿Qué cambios introduce el Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección Individual (EPI)?

El nuevo Reglamento introduce actualizaciones que van desde el cambio de categorización de algunos equipos, a la venta a distancia de estos. Detalla, por un lado, las responsabilidades de todos los agentes económicos implicados en la comercialización de los EPI, y por otro los conocimientos que se exigirán acerca de la normativa y legislación.

¿Cuáles son los plazos de aplicación?

Como decíamos, el Reglamento entró en vigor el 21 de abril de 2016, pero no será aplicable hasta el 21 de abril de 2018 (este mes), a excepción de algunos organismos específicos a los que se habrá notificado. La Directiva 89/686/CEE, vigente desde hace 25 años, será derogada ese mismo día. Sin embargo, se podrán seguir poniendo en el mercado los EPI establecidos por esta Directiva hasta el 21 de abril de 2019.

Será el 21 de abril de 2023 cuando todos los certificados CE de Tipo que no hayan caducado perderán validez, siendo los únicos EPI legales los regulados por el nuevo Reglamento (UE) 2016/425.

¿Cómo afecta a los/las usuarios/as de EPI este nuevo Reglamento?

Los/as usuarios/as de EPI se verán beneficiados, sin ningún tipo de consecuencia que pueda considerarse “negativa”. El Reglamento trata únicamente las condiciones en que las EPI son puestas en el mercado, es decir, que cuando llegan al trabajador o trabajadora deja de tener aplicación.

¿Qué diferencias podremos ver en los nuevos EPI?

Los nuevos EPI contenidos en el Reglamento (UE) 2016/425 tendrán diferencias sutiles con los conformes a la Directiva 89/686/CEE, siendo prácticamente iguales. Apenas hay cambios en las condiciones de salud y seguridad que establecen estas disposiciones.

El Reglamento (UE) 2016/425 define los EPI como equipos diseñados y fabricados para que los/as usuarios/as los lleven puestos o los sostengan, con el fin de protegerse de los riesgos inherentes a su desempeño profesional que amenazan su salud o seguridad. Quedan excluidos los dispositivos que no tienen ninguna función protectora.

El Reglamento no hace distinción entre los equipos a los que se va a dar un uso privado o no, por lo tanto, también se verán afectados los EPI destinados al uso en ámbito privado.

Uno de los cambios afecta a los EPI destinados a proteger frente a ahogamiento, chorros de alta presión, heridas de bala o arma blanca, ruidos nocivos o cortes por sierras de cadena accionadas a mano. En la Directiva 89/686/CEE estos EPI eran considerados dentro de la Categoría II, mientras que ahora, en el Reglamento (UE) 2016/425 los dispositivos son considerados de Categoría III. Eso quiere decir que junto al marcado CE (que no cambia) aparecerá el código identificativo del organismo que realiza el control del producto.

Como resumen, las diferencias más llamativas harán referencia a marcado del equipo (el fabricante y el distribuidor deben identificarse en el producto con su nombre y dirección postal) y la documentación que se entrega junto al EPI (una copia de Declaración UE de Conformidad, o un folleto que indique la dirección web a través de la cual se puede acceder a ese documento).

¿Cuánto cambia el nivel de seguridad entre los antiguos EPI y los nuevos?

Los requisitos de seguridad de los EPI apenas sufren modificaciones entre la Directiva 89/686/CEE y el Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección Individual. Los dispositivos cuentan con un nivel de seguridad similar.

 

 

Como conclusión, podéis comprobar que el Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección Individual es más una actualización de forma que de contenido. Aunque no implanta cambios revolucionarios, sí que debe tomarse en serio por parte de los/as profesionales encargados de su comercialización, selección y uso.

 


En CSP Grupo somos expertos/as en prevención de riesgos laborales, coordinación de seguridad y salud, coordinación de actividades empresariales… ¿Quieres ponerte en contacto con nuestro equipo? Puedes hacerlo desde este enlace.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.