6 malas prácticas en el trabajo. ¿Cómo afecta esto a la PRL?

malas prácticas en el trabajo

Conocer cuáles son las buenas o malas prácticas en el trabajo ayuda a evitar accidentes o enfermedades laborales


Por desgracia, los accidentes laborales siguen siendo frecuentes. A través de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales se ha conseguido que se reduzcan, pero todavía queda camino por recorrer. Las malas prácticas en el trabajo son algo que generalmente podemos cambiar, ya que está en nuestra mano el poder controlarlas.

Francis Bacon dijo: “El conocimiento es poder”. Esta frase célebre la podemos utilizar para multitud de ámbitos. Centrándonos en el nuestro, la podemos traducir” como el conocimiento de los riesgos laborales hace que el/la trabajador/a pueda prevenirlos y evitarlos.

Pero, ¿cómo podemos concienciar a las personas trabajadoras?

Cambiar las malas prácticas en el trabajo no es una tarea sencilla. Las personas tenemos la idea equivocada de que nunca nos tocará a nosotros/as. También es usual tener una baja percepción del riesgo. Si juntamos estos dos factores, tendremos como resultado a un/a trabajador/a en riesgo.

Es imprescindible que en esta tarea las organizaciones asuman la responsabilidad de concienciar a los/as empleados/as del riesgo de su trabajo y de que realicen su actividad laboral con control, siendo conscientes de los peligros derivados de cada puesto de trabajo. Las empresas deben saber que, si la persona trabajadora se siente valorada y segura, serán más eficientes y, por tanto, la empresa obtendrá una mayor rentabilidad.

Algunas de las actividades que se pueden llevar a cabo para concienciar a los/as trabajadores/as sobre Seguridad Laboral pueden ser: Realizar Campañas de concienciación y sensibilización; Fomentar la Interactuación entre empleados/as y directivos/as; Realizar Acciones formativas a través de cursos, juegos interactivos, etc.; Dar Acceso a todo tipo de información sobre PRL; o Incentivar los buenos hábitos en el trabajo a través de recompensas, entre otros.

Malas prácticas en el trabajo ¿Cuáles son las más comunes?

Nos vamos a centrar ahora en las malas prácticas más repetidas por los/as trabajadores/as, algunas incluso las podríamos catalogar como cotidianas. Que las personas trabajadoras piensen que es normal realizar algunas acciones que conllevan riesgo, agrava la situación. Como podemos ver en este artículo de 20minutos, la cifra de accidentes laborales es muy elevada. Esto resulta más impactante al pensar que muchos de ellos se habrían podido evitar. Pasemos a ver cuáles son las prácticas más comunes que debemos erradicar:

Prácticas temerarias

Todos los trabajos son susceptibles de que una mala práctica pueda acabar en accidente laboral. Es cierto que algunos trabajos están más expuestos a los riesgos laborales que otros, pero esto no quiere decir que las personas que tengan trabajos más cómodos estén a salvo y deban descuidarse. Debemos prestar atención a los posibles riesgos y actuar con responsabilidad. No obstante, los trabajadores que realicen actividades catalogadas de “alto riesgo” deberán tener más cuidado.

Algunas de las malas prácticas en el trabajo más comunes son:

1. Mal uso del equipo de seguridad o protección: algunos/as trabajadores/as no prestan la atención adecuada a la importancia de cumplir con los estándares de seguridad que dicta la Ley de PRL, llegando en algunos casos a saltarse los protocolos de seguridad establecidos.

2. Absentismo Laboral: representa una mala práctica llevada a cabo por determinados/as trabajadores/as, que repercute directamente tanto en su productividad como en la de la empresa. En la siguiente infografía te dejamos algunos tips, aplicables tanto a empleados/as como a empresas, para reducir el absentismo laboral y que así puedas ser más feliz en tu trabajo:

3. No ser consciente del riesgo que conlleva nuestro trabajo: a veces no le damos la importancia que se merece al riesgo al que nos enfrentamos. Aunque en cualquier puesto de trabajo hay que actuar con control y responsabilidad, debemos prestar especial atención cuando el puesto que ocupamos es catalogado de riesgo. La monotonía en nuestro trabajo hace que perdamos la percepción del riesgo, lo que nos lleva a relajarnos y seamos más susceptibles de sufrir accidentes de trabajo.

4. Estrés laboral: supone uno de los riesgos más comunes a los que se enfrentan los/as trabajadores/as. El estrés laboral suele aparecer a través de un conjunto de factores que lleva a la persona trabajadora a situaciones límite. Como ya vimos en anteriores posts sobre estrés laboral, si somos capaces de mantener bajo control altos niveles de estrés, tendremos una mejor salud además de incrementar nuestra productividad y calidad de vida.

5. No cooperar con el resto de personal de la organización en PRL: otra mala práctica muy común. La integración y el cumplimiento de la Prevención de Riesgos Laborales debe ser adoptada por todas las partes. Muchos/as trabajadores/as no le dan la importancia que se merece, pensando que es tan sólo un trámite. Debemos interiorizar que el principal objetivo de la PRL es velar por nuestra seguridad, por lo que estamos en la obligación de participar activamente junto al resto de miembros de la empresa.

6. No notificar condiciones laborales deficientes: cuando un/a trabajador/a observa algún tipo de deficiencia, ya sea en equipos de trabajo o en las instalaciones, debe notificarlo. Máxime si puede poner en riesgo la seguridad de los/as trabajadores/as.


En CSP Grupo ayudamos a las empresas en todo lo referente a la Prevención de Riesgos Laborales. Contamos con distintos departamentos que prestan servicios tanto a la empresa como organización como a sus trabajadores/as. Si lo deseas, puedes conocernos más, estaremos encantados/as de hablar contigo.

 

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] el bienestar de sus empleados y empleadas, y no nos referimos sólo a la identificación de malas prácticas en el entorno laboral, sino a la instauración de buenas prácticas en el […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.